Lo que Besta no contó

Esto es lo que cuenta Besta sobre lo sucedido en casa de Henar:

Fenómenos para normales  (Publicado en: Besta Salvaxe)
.
Henar seguía grabando mientras un sudor frío le recorría la frente, en parte estaba como en trance esperando grabar algo paranormal y espectacular pero también sentía un miedo que le recorría todo el cuerpo porque no sabía como reaccionaria ante un encuentro de dicha magnitud, no es como ir a por condones a la farmacia.
.
Llevaba su cámara de vídeo en una mano y una linterna en la otra, a pesar de que se conocía bien los pasillos de su casa y todas sus habitaciones, iba despacio, como pisando huevos. El temor la agarrotaba por momentos y cada hueco explorado y liberado de los perjuicios de una mente llena de fantasmas era un alivio para ella.
.
Henar estaba a punto de entrar en su dormitorio, ahí es donde pasaban los efectos mas extraños, los movimientos de cama, las sacudidas en las sabanas, los gritos. Era como entrar en un submundo de horror y poltergeist .
.
Cuando estaba a punto de llegar a los pies de su cama Henar escucho una voz clara y concisa: “Cariño cada vez que ves cuarto milenio y escuchas a Iker Jiménez te entra una locura por la casa de mucho cuidado, anda vente para la cama y deja de hacer tonterías”
.
Hasta aquí lo que Besta contó pero he aquí lo que nos ocultó de la historia:
.

… anda, vente a la cama y deja de hacer tonterías”

.
“No son tonterías ni imaginaciones mías, estoy segura de que hay alguien o algo extraño, mira, la cortina se mueve”
Y apartó la cortina mientras enfocaba con la linterna, descubriendo un ser peculiar acurrucado y cuyos ojos brillaban al recibir la luz.

.
Henar, al verlo lanzó casi un grito: ¡Pero Besta! ¿qué haces ahí escondido? ¿Acaso te has perdido o te escondes de alguien?
Porque… ¡no me digas que me espías, que te has dejado comprar por el innombrable y tratas de descubrir algo sobre mí para sus famosos dossiers en blanco!
¡No, no me lo digas!, si es así prefiero no saberlo, no podría soportar pensar que me has traicionado.

.
Anda, como es tarde para volver a tu cueva, puedes dormir en el sofá o en la alfombra, como prefieras, y si tienes hambre, en el frigo encontrarás un tupper que pensaba llevarte, algo que te gustará, que guardé para ti tras mi paseo nocturno de ayer.

.
Besta se dirigió cabizbajo hacia el salón sin dar explicaciones mientras Henar, por fin, se iba a la cama donde le esperaba el dueño de sus sueños, alguien que jamás la traicionaría.

Por la mañana, cuando Henar se levantó y se dirigió al salón, tanto Besta como el tupper del frigorífico habían desaparecido y en cambio, en la mesa de la cocina destacaba una hermosa rosa roja.

Hasta aquí la historia conocida; lo que sucedió con Besta y los motivos de su presencia quizá no lo sepamos jamás, así que mejor no hacer conjeturas.

19 comentarios en “Lo que Besta no contó

  1. Pingback: JURO DECIR LA VERDAD, TODA LA VERDAD…..BLA, BLA,BLA | Reflexiones al borde de los cuarenta

  2. Pingback: La tapadera. | El diario de Sensi

  3. Pingback: Lo que acordamos – Relato | Historias tras tu DNI

  4. Pingback: Si hay que cantar, se canta | El espacio de Chus

  5. Pingback: En exclusiva | Pensando en la oscuridad

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s