Tu húmedo y fresco aroma.

Mientras en la tórrida tarde de verano

el bochorno nos clava a las sombras

y nos empuja a las fuentes y a los ríos,

cuando el ardiente sol seca las ideas

pero hace manar el sudor

por todos los poros del cuerpo,

empapando incluso los pensamientos,

pienso en tu aroma fresco y húmedo,

añoro tu aroma húmedo y fresco,

anhelo sentir de nuevo,

tu inconfundible e imborrable fragancia.

 

Pienso en tí con la esperanza de tu venida,

espero y deseo que lleques pronto,

con aquellas nubes que veo en lontananza

como enormes flores de algodón,

creciendo y aproximándose, tornándose grises.

Mientras se acercan, saboreo el recuerdo

de nuestro último encuentro bajo la lluvia

con un precioso arcoíris adornando nuestro cielo.

 

Con ese intenso recuerdo, casi te siento de nuevo

mientras truenos y relámpagos cruzan los cielos.

Las primeras gotas baten el suelo, la lluvia arrecia

y aquí estás de nuevo adueñándote del aire,

embriagando mis sentidos,

haciéndo que hinche mis pulmones

tratando de apoderarme de todo tu ser,

de todo el frescor y aroma

con el que impregnas todo,

sensaciones con recuerdos de infancia,

“Frescor y aroma de la tierra mojada”.

 

 

 

 

 

 

La raposa (Kaikuaundi)

.

Crujen las cañas;

vuelos enloquecidos.

La zorra espera.

.

raposa

.

Su anhelado banquete

voló hacia el cielo.

.

patos-volando-4259

 

La rana (Kaikuaundi)

.

Con precisión

al centro de la diana

salta la rana.

.

También al centro acierta

cuando se asoma.

.

ondas

Pídoos perdón.

Humildemente pido perdón por mis, unas presuntas y otras confesas, faltas de ortografía en mi entrada anterior sobre el “Pobre de mí”, que amablemente y con presunta buena fe y sin atisbo de fatuidad ha tenido a bien destacar y corregir Don Félix Rebollo Sánchez.

No pondré excusas, como que hace ya cincuenta años que dejé mis estudios sin ningún título universitario o que dicha entrada la escribí a las tantas de la noche tras regresar de disfrutar de las fiestas de San Fermín; los lectores se merecen, os merecéis, una lectura amena y sin tropiezos de faltas de ortografía, y la obligación de quien publica es hacerlo lo mejor posible, revisando lo escrito para corregir esas faltas, así como el hortelano revisa para eliminar las malas hierbas que afean y dañan su bien cuidada huerta.

No discutiré las normas de ortografía pues soy bastante inculto en la materia, mucho menos ante quien tiene un inmenso currículo tanto formativo como docente, lleno de títulos, cursos y publicaciones, tan extenso que mientras lo hojeaba iba pensando que si por cada doctorado, título académico, máster, curso, cursillo, ponencia, charla, publicación, etc., tanto de su faceta formativa como de la docente, le concediesen una medalla, a duras penas podría dar un paso con todas ellas encima.

Sí que voy a hacer alguna observación de mi caso en particular: a pesar de que confieso que era un fallo habitual escribir los meses con mayúscula, en esta ocasión he de decir que, para mí, el Catorce de Julio no es una fecha cualquiera sino que en Pamplona tendría la categoría de único, de nombre propio y por tanto el derecho de vestirse con mayúsculas. En cuanto a los paréntesis, que alguien me corrija y me aclare si no es así, pienso que no es que sobren sino que no serían necesarios, pudiéndose sustituir por comas o guiones, aunque para mi gusto el paréntesis da más claridad al texto en muchas ocasiones.

Humildemente también, me permito hacer alguna observación a Don Félix sobre su comentario que reproduzco literalmente.

Ya que lo he leído me voy a permitir algunos aspectos que desdicen de tu gran prosa. Julio se escribe con minúscula, los paréntesis sobran,y después de los …, di pones minúscula hay que poner antes una ,
Si te molesta, perdona. Buen día. ¡Viva San Fermín!

Aunque supongo que todas las palabras están correctamente escritas y los signos de puntuación en su justo lugar, echo en falta un verbo tras permitir, como “comentar”,” corregir” o algún otro similar, pues no se trata de permitir aspectos sino de comentarlos o corregirlos. Pienso también que tras la coma después de “sobran” debería haber un espacio y por último donde dice “di pones” imagino que quiere decir “si pones”, error involuntario de pulsación.

Si debemos ser pulcros en toda publicación, pienso que todavía un poco más al corregir defectos en los demás. Aparte de todo esto, agradezco a Don Félix sus correcciones así como a cualquiera de vosotras que lo haga en cualquier momento y con buena voluntad. Todo es poco para mejorar nuestro lenguaje y corregir errores y faltas, generalmente involuntarias.

Para finalizar, aprovecho para desearos una feliz y liviana semana, laboral o vacacional según los casos, y reiterar mi consejo:

¡Cuidaos, vivid la vida intensamente y procurad ser muy felices!

 

14 de Julio, Pobre de mí

Sí, así es: ¡Pobre de mi!

Pobre de mí porque ya ha llegado el fatídico viernes, no porque llegue el fin de semana tan esperado por (casi) todas sino porque este viernes es ya 14 de Julio, y como en años anteriores, al acabar el día muchos miles de personas cantaremos: “Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín”.

Ocho días y medio de fiesta continua, las 24 horas del día, y por toda la ciudad de Pamplona, para todas las personas sin distinción; horas y lugares para cada gusto, lugares y horas para toda la familia especialmente los niños, gigantes, cabezudos, barracas (atracciones de feria)cada mañana, fuegos artificiales cada noche para todas las edades, música y actuaciones para todos los gustos en diferentes puntos de la ciudad y … a cualquier hora del día o de la noche… música por la calle a cargo de las peñas y charangas.

Así son las fiestas de San Fermín, al menos el corazón de las fiestas, a lo que habrá que añadir otros muchos aspectos como los encierros y las corridas de toros, procesiones, cientos de puestos legales de venta de mil artículos además de miles de mantas menos legales llenas de productos también de dudosa procedencia y legalidad, suciedad y algunos borrachos, sobre todo el fin de semana y en determinados lugares, etc., etc.

Todo esto ha llegado a su fin, se acabó por este año

Así que, siempre cantando, “Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín, pobre de mí,pobre de mí, que se han acabado las fiestas y sin dormir”

Pero… también como todos los años…  comienza la cuenta atrás para San Fermín 2018

“Ya falta menos, ya falta menos, ya falta menos p’a San Fermín”

¡Viva San Fermin 2018!

.

.

Para terminar, igualmente cantando y sin llorar, os diré con Julieta Venegas… “qué lástima pero adiós, me despido de ti (vosotros) y me voy”, aprovecharé el fin de semana para descansar, vosotros aprovechadlo para lo que más os plazca.

¡Cuidaos, vivid la vida intensamente y procurad ser muy felices!

.

 

 

Mirando al interior. (Kaikuaundis)

IMG_20170702_225149_612

.

Viejas ventanas

tapas de un libro antiguo

con mil historias.

Esperan ser abiertas

para contarlas.

.

–ooOoo–

.

Por las rendijas

historias y secretos

van escapando.

Caminantes atentos

recuperando.

Vetustas ventanas.

(Aclaración: Como verán quienes vuelvan a ver este post, lo he modificado pasando los kaikus a una nueva publicación pues creo merecen “su entrada propia” sin compartir el rollo que viene a continuación; inconvenientes de escribir las entradas de tirón y publicarlas sin revisiones previas profundas pues como en otras facetas de la vida las cosas vienen tal cual, sin censura previa.)

–ooOoo–

IMG_20170703_220923_898

.

Siempre me han llamado la atención esas viejas fachadas marcadas por el tiempo,  años e inclemencias, y por la vida y en muchas ocasiones por la desidia, el abandono y la ausencia.

Siempre me atraen y siento por ellas un gran respeto y gran interés por lo que encierran, no sólo material sino sobre todo humano, la verdadera riqueza, las historias gestadas dentro de sus paredes, historias llenas de sentimientos, risas de niños y aun de adultos, susurros y palabras de amor o gritos de rabia y murmullos de odio, sudor entre jadeos o sollozos a duras penas contenidos y lágrimas incontenibles.

Sobre todo me atraen sus puertas y ventanas, únicas vías de comunicación con el exterior.

Habría mucho que hablar de sus tamaños y formas, de sus adornos y aderezos, sobre todo de las puertas, reflejo de la situación social y financierade sus moradores o de su jactancia; grandes puertas de castillos, palacios o casonas adornadas con grandes picaportes y reforzadas con cientos de clavos o piezas metálicas, de un tamaño suficiente para paso de caballerías y carruajes o por contra sencillas puertas de sencillas viviendas, con anchura y alturas mínimas para el paso de personas y con un sencillo y pequeño aldabón para llamar.

Pero ante todo lo que me produce más interés, admiración y respeto son las ventanas pues tras ellas es donde bulle la vida, donde se esconden, o se manifiestan, todo tipo de sentimientos y sensaciones donde se reúne la familia en las estancias comunes, salones o cocinas junto al hogar, donde recordar  o dar a conocer el pasado, revisar el presente y planificar el futuro todo ello con visión de conjunto con intereses comunes a la familia; y las otras ventanas tras las cuales se desarrollan las historias más personales y más íntimas, como son los dormitorios, lugares donde se producen los sueños en sueños y donde también se realizan los sueños de ensueño, unos soñados anteriormente, despiertos, y otros que ni en sueños se hubiesen imaginado.

Así que esas viejas contraventanas desvencijadas, acartonadas, se me antojan las cubiertas de libros antiguos, esas cubiertas repujadas ajadas por el tiempo y el uso, que guardan en su interior todas esas historias, distinta cada una como distintas son las vidas de cada persona; cubiertas que invitan a que las abramos para empaparnos de todas esas vivencias, para reir, llorar, gozar, amar y hasta odiar, compartir de alguna manera cada momento y cada sentimiento que queda en el ambiente a pesar del tiempo y del abandono físico.

Aunque me temo que esas páginas que nos encontraremos al abrir esas cubiertas están en blanco y sólo esperan que seamos nosotros quienes, documentándonos o simplemente producto de nuestra imaginación, les demos forma, les demos nueva vida, parecida o no a la transcurrida en esos espacios.

 

Violín o theremín; tú eliges.

Por si os aburrís o disponéis de tiempo libre no programado, aquí os traigo un poco de entretenimiento, un poco de música con que deleitar el oído y el espíritu.

Así que, pito pito colorito, he seleccionado el tango “por una cabeza”, preciosa interpretación de la, entre otras cosas, violinista Katica Illenyi que estoy seguro que no os defraudará.

Anteriormente decía que Katica era violinista entre otras cosas ya que podríamos calificarla de polifacética, polivalente,  o quizá también poliédrica? pues lo mismo canta como baila y además del violín maneja magistralmente el theremín, ese instrumento que no “se toca”, no hay contacto físico con él, tan poco conocido a pesar de contar con casi cien años de antigüedad. Os dejo también una actuación de Katica con dicho theremín para que vayáis conociéndolo a la vez que os aconsejo dedicar un tiempo a conocer un poco más a Katica Illenyi y sus otras facetas artísticas.

Finalmente  deseo que lo que resta del fin de semana sea muy dichoso y provechoso para todas y que el comienzo de la semana laboral no sea traumático para nadie.

¡Cuidaos, vivid la vida intensamente y procurad ser muy felices!

Apariencias. (Kaikus) 

Tras larga sequía, abro la espita de mi mente por ver si todavía hay algo de poesía ahí adentro, si los calores e incendios pasados no acabaron con todo rastro de ella o por el contrario las recientes lluvias han hecho renacer esa bella planta tan especial y de florecimiento tan atípico como es la poesía. Veo que, goteando goteando, van saliendo algunos de mis queridos “Kaikus”, Haikus o similares, que plasmo aquí deseando que os gusten un poquito al menos.

.

Luces y lazos

esconden la verdad

a nuestros ojos.

.

–ooOoo–

.

Grandes carrozas

desfilan sobre el puente,

la vida abajo.

.

–ooOoo–

.

Oro y diamantes

adornan sus cabezas,

vacías, huecas..

.

–ooOoo–

.

Fin de semana

alegría por fuera,

problemas dentro.

.

–ooOoo–

.

Dice el refrán

que la música alivia

todas las penas.

.

Maldita vergüenza. (Kaikuaundis) 

.

Golpe tras golpe

voy rompiendo la costra

de mis vergüenzas.

Permitiendo que fluyan

mis pensamientos.

.

–ooOoo–

.

A borbotones

tras larga tirolina

ya van llegando.

Y poco a poco irán

enraizando.