Tu húmedo y fresco aroma.

Mientras en la tórrida tarde de verano

el bochorno nos clava a las sombras

y nos empuja a las fuentes y a los ríos,

cuando el ardiente sol seca las ideas

pero hace manar el sudor

por todos los poros del cuerpo,

empapando incluso los pensamientos,

pienso en tu aroma fresco y húmedo,

añoro tu aroma húmedo y fresco,

anhelo sentir de nuevo,

tu inconfundible e imborrable fragancia.

 

Pienso en tí con la esperanza de tu venida,

espero y deseo que lleques pronto,

con aquellas nubes que veo en lontananza

como enormes flores de algodón,

creciendo y aproximándose, tornándose grises.

Mientras se acercan, saboreo el recuerdo

de nuestro último encuentro bajo la lluvia

con un precioso arcoíris adornando nuestro cielo.

 

Con ese intenso recuerdo, casi te siento de nuevo

mientras truenos y relámpagos cruzan los cielos.

Las primeras gotas baten el suelo, la lluvia arrecia

y aquí estás de nuevo adueñándote del aire,

embriagando mis sentidos,

haciéndo que hinche mis pulmones

tratando de apoderarme de todo tu ser,

de todo el frescor y aroma

con el que impregnas todo,

sensaciones con recuerdos de infancia,

“Frescor y aroma de la tierra mojada”.

 

 

 

 

 

 

La raposa (Kaikuaundi)

.

Crujen las cañas;

vuelos enloquecidos.

La zorra espera.

.

raposa

.

Su anhelado banquete

voló hacia el cielo.

.

patos-volando-4259

 

La rana (Kaikuaundi)

.

Con precisión

al centro de la diana

salta la rana.

.

También al centro acierta

cuando se asoma.

.

ondas

Mirando al interior. (Kaikuaundis)

IMG_20170702_225149_612

.

Viejas ventanas

tapas de un libro antiguo

con mil historias.

Esperan ser abiertas

para contarlas.

.

–ooOoo–

.

Por las rendijas

historias y secretos

van escapando.

Caminantes atentos

recuperando.

Apariencias. (Kaikus) 

Tras larga sequía, abro la espita de mi mente por ver si todavía hay algo de poesía ahí adentro, si los calores e incendios pasados no acabaron con todo rastro de ella o por el contrario las recientes lluvias han hecho renacer esa bella planta tan especial y de florecimiento tan atípico como es la poesía. Veo que, goteando goteando, van saliendo algunos de mis queridos “Kaikus”, Haikus o similares, que plasmo aquí deseando que os gusten un poquito al menos.

.

Luces y lazos

esconden la verdad

a nuestros ojos.

.

–ooOoo–

.

Grandes carrozas

desfilan sobre el puente,

la vida abajo.

.

–ooOoo–

.

Oro y diamantes

adornan sus cabezas,

vacías, huecas..

.

–ooOoo–

.

Fin de semana

alegría por fuera,

problemas dentro.

.

–ooOoo–

.

Dice el refrán

que la música alivia

todas las penas.

.

Maldita vergüenza. (Kaikuaundis) 

.

Golpe tras golpe

voy rompiendo la costra

de mis vergüenzas.

Permitiendo que fluyan

mis pensamientos.

.

–ooOoo–

.

A borbotones

tras larga tirolina

ya van llegando.

Y poco a poco irán

enraizando.

 

Con sabor extremeño, ¡feliz fin de semana!

Después de tanto día alejado de estos parajes hago mi reaparición tímidamente, con un poema ajeno descubierto en un reciente viaje por tierras extremeñas, en un restaurante de Mérida, escrito en los biombos de separación de comedores.
Para satisfacer mi curiosidad me he interesado por el autor, Luis Chamizo, y por el Castúo, dialecto de tierras extremeñas eminentemente rural y que Luis Chamizo defendió con sus obras.
Así que os dejo este encantador poema titulado “La Nacencia”, magistralmente recitado por Fernando González y el texto completo para que lo saboreéis y degustéis con placer y con calma.
Feliz fin de semana para todas, las personas que me visitáis; que sea sumamente agradable y provechoso y como de costumbre…

¡Cuidaos, vivid la vida intensamente y procurad ser muy felices!

(Hasta mi próxima aparición, que confío en que será más personal y pausada)

LA NACENCIA (LUIS CHAMIZO) Seguir leyendo “Con sabor extremeño, ¡feliz fin de semana!”

El cielo (kaikuaundis)

cielo-azul

.

El cielo limpian

con nubes de algodón

y agua de lluvia.

.

Aletean las aves

para secarlo.

.

–ooOoo–

.

En él la luna

marcha por un tapiz

hecho de estrellas.

.

En la vía láctea

echa la siesta.

.

–ooOoo–

.

Duerme profundo

muy bien arrebujada

en nebulosas.

.

Desde aquí contemplamos

sus dulces sueños.

.

Debussy, "Claro de luna" para arpa y violoncello.

Quiero tu sonrisa.

disec3b1o-de-sonrisa.

Esa tu sonrisa

que todo lo ilumina,

precioso arco de perlas,

¡qué diera yo por tenerla!…

por cada perla un verso 

 

compuesto de mil besos,

con cada beso un te quiero

susurrado en cada oído,

 que no caiga en el olvido,

 mientras suena tu canción

en aquel nuestro rincón.

 

Para rematar la escena,

una romántica cena,

un ramo de rosas rojas

envuelto con un gran lazo,

  y un infinito abrazo.

Ya tengo tu sonrisa,

 

ya mi corazón late

más deprisa.

.

Gracias por tu amor

Matrimonio de amor (Mariage d'amour), de Paul de Senneville y Olivier Tousaint

.

Gracias, cariño, por tantos años de amor,

tantos años de besos, dichas y rosas,

alguna espina, que no quita a la rosa belleza,

algún rasguño, que se cura con dos besos

y hubo miles de esos.

Tantos años siendo el aliento de mi alma,

el motor de mi vida, el movimiento y la calma.

Tantos años de amor incondicional,

entrega total, de comienzo a final;

amor en balanza desigual,

pues el amor que me has dado

por su precio no lo he pagado,

no he sabido corresponder

de igual manera tu querer.

Por eso hoy este escrito

quiere ser como un grito

diciendo cuánto te quiero,

que eres mi sol y mi cielo

y por ese cielo volar quisiera

contigo hasta que muera.