Aspavientos

img_20170207_180536_637.jpg

Al igual que los molinos de La Mancha, los nuevos gigantes de la sierra no dejan de hacer aspavientos agitando sus brazos, tratando de evitar que la taimada niebla los engulla suave y silenciosamente.

Sus brazos, como colas de lagartija, no dejan de moverse aun después de separados de sus cuerpos.

Haciendo caso esta vez a los sabios consejos de Sancho, los nuevos Quijotes eluden el cuerpo a cuerpo y los atacan disparando sus cámaras desde la distancia.

Anuncios

4 comentarios en “Aspavientos

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s