Oscuridad (y renacer)

Una suave brisa acarició su rostro penetrando en su cerebro haciendo tremolar la llamita de su consciencia esparciendo sombras por doquier, impidiéndole ver las cosas con claridad, confundiendo la realidad; una niebla enmascaraba todo cuanto se encontraba ante sus ojos, todo lo veía borroso y deformado, sus recuerdos se desordenaban, se entremezclaban y revolvían hasta crear un amasijo, irreconocibles e ilegibles.

Poco a poco esa llama trémula fue languideciendo hasta que una columnita de humo anunció su final y una espesa penumbra fue secuestrando todos sus recuerdos haciendo irreconocible lo que percibía a través de sus ojos, confuso y en continuo movimiento, girando a su alrededor hasta que todo se esfumó, desapareció de su vista y de su consciencia; todo era oscuridad en su interior, en su intelecto.

Tras un tiempo indefinido, un pequeño rayo de luz penetró en su mente y abrió sus ojos para ver todo blanco salvo unos rostros que la observaban esbozando una sonrisa, rompiendo la seriedad que hasta entonces les dominaba.

Sintió la sensación de que era la escena de un parto siendo ella en este caso quien venía a este mundo, pero no como un bebé sino en un cuerpo adulto, una segunda oportunidad que la vida le daba.

Y este segundo nacimiento, a pesar de realizarse en un cuerpo adulto no fue muy diferente del primero hacía tantos años, ya que de nuevo tenía que aprender a andar, a hablar, a comer, a manejar sus manos, de manera ruda al comienzo y quién sabe si lograría algun día, más bien lejano, adquirir la destreza que antes tenía, ya dibujando y pintando, ya haciendo otras tareas que dominaba de forma magistral.

Lo importante, junto con ese aprendizaje mecánico, era que ese rayito que había roto la oscuridad de su cerebro fuese iluminándolo todo con claridad para reencontrar sus recuerdos y razonar y percibir las cosas como antes lo hacía.

Poco a poco, con paciencia y tesón, veía que, aunque mucho más lentamente de lo que le gustaría, iba consiguiendo adquirir de nuevo esas destrezas perdidas, siendo cada logro un empujón para el siguiente esfuerzo, para superar el siguiente obstáculo y paralelamente era consciente de que su mente se iba despejando y también día a día iba recuperando los recuerdos y la capacidad de razonamiento.

Cada nuevo día lo recibe como un regalo, como una nueva oportunidad de disfrutarlo, unas segundas oportunidades que no está dispuesta a desaprovechar ni a enturbiar con nimiedades, como ocurría antes, pues ha aprendido a valorar cada instante, cada persona, cada detalle, con una nueva calibración, midiendo su importancia real, sentimental, no la física o la económica, un valor que no merece la pena rebajar con tonterías y fruslerías sino vivir la vida con intensidad y pasión, saboreando cada suspiro, cada mirada, cada latido.

¡Cuidaos, vivid la vida intensamente y procurad ser muy felices!

–==0==–

Y como me gusta añadir un poco de música para suavizar los problemas y endulzar la vida, os dejo la canción de El Drogas titulada “cordones de mimbre” dedicada al alzheimer, que a diferencia de la mayoría de ictus no hay una segunda oportunidad ni vuelta atrás.

Anuncios

21 comentarios en “Oscuridad (y renacer)

  1. Wow Ama…. que hermoso relato que termina con una formidable reflexión.
    Si tomáramos en cuenta que cada amanecer es una oportunidad que en cualquier momento podemos dejar de tener; nuestra actitud cambiaría bastante. Dejaríamos entrar ese rayito de luz en la oscuridad de nuestros lamentos, dudas e incongruencias y estaríamos mas dispuestos a vivir con alegría, disfrutando tan solo esa nueva oportunidad.
    Un gran abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. isabelmihermana

    Buenos días!!
    Que emotiva y bella historia nos has contado, la vida a veces es un milagro (aunque yo no crea en ellos lo es) Nada mejor que ocurra algo fuerte en nuestras vidas para darnos cuenta lo corta y efímera quee s.
    Un fuerte abrazo con buena idea

    Le gusta a 1 persona

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s