Nostalgia de otoño

Hace muchos días que llegó el otoño, de mala gana, simplemente porque el calendario le obligaba, tenía los billetes con fecha fijada y sin posibilidad de cambio, todavía con sus ropajes de verano deshaciéndose en jirones, con más ganas de playa que de comenzar su tarea de desnudar árboles, lo que ha ido haciendo lenta y pausadamente quedándole todavía bastante tarea pendiente.

Pero algo o alguien le hizo mudar el semblante: esos que no respetan la naturaleza ni el tiempo ni los biorritmos ni ciclos vitales le hicieron modificar los horarios, algo que no le sentó precisamente bien y lo tornó más sombrío, más frío y menos comunicativo.

Tras unos días zascandileando mostrando sus más vivos colores, jugueteando con las temperaturas y probando nuestra capacidad de cambio de ropa, de vestirnos o desvestirnos al compás de sus caprichosos cambios, al fin, como castigo a nuestras protestas por no saber acomodar nuestro vestir y nuestros bailes a su ritmo cambiante, al fin, digo, se muestra serio y sin contemplaciones mostrando triunfante su baza ganadora, exhibiendo todo su juego y poderío y enseñándonos con una mueca sardónica lo que siempre ha sido, un otoño que se precie, adulto y bien plantado.

Ha dejado sus suaves modales desvistiendo dulcemente a los árboles y dejándolos a medio desnudar con sus vestimentas tiñendo de mil colores la tierra a sus pies y con rudeza más propia de su primo Invierno, azota sin compasión con todos los elementos:  fuertes vientos, agua a raudales e incluso nieves, regalo de su compañero de correrías por estas fechas el frío viento del norte que castiga sin compasión.

Y este otoño impasible e implacable hace cambiar incluso los sentimientos, los pensamientos se tornan también más fríos y serios, nace la nostalgia y sensaciones de pérdida, ya sean pequeñas cosas o incluso la vida poco a poco, de a pocos o de a todos, total y absoluta.

Y nos da por pensar en esas pérdidas, en esas cosas o personas que se fueron tal vez para no volver o quizás tan sólo en una larga ausencia hasta un ambiente más primaveral.

Pero otoño o invierno, primavera o verano, nostálgicos o exultantes, la vida continúa su curso e igualmente nosotras, sin excusas para no alegrarnos por ello y mostrar nuestra mejor sonrisa dando vigencia a ese refrán tan positivo: “al mal tiempo buena cara”

Así que como de costumbre siembro de nuevo mi consejo habitual:

¡Cuidaos, vivid la vida intensamente y procurad ser muy felices!

Y olvidándoos de los sinsabores del lunes, animad la semana con la poesía de Mario Benedetti y el canto de Martirio.

Anuncios

4 comentarios en “Nostalgia de otoño

  1. Fran

    Muy buen post, me ha encantado cómo has descrito el otoño, y su forma de actuar. Tienes un estilo muy dinámico, y apetece mucho leerlo. Espero que sigas ofreciéndonos textos tan vivos como éste, así nos es más fácil poner al mal tiempo buena cara. Gracias por tu labor.
    Un abrazo, guapa.

    Le gusta a 1 persona

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s