Contra el acoso, tolerancia cero.

Me propuse que este blog sería como un remanso de paz y relax alejado de los problemas, precisamente para descansar de ellos, pero en este momento no soy capaz de descansar ni relajarme sin tratar el problema del acoso, mucho más grave de lo que pensamos, sea acoso escolar, laboral, sexual o cibernético.

Por un lado el acosado pierde su autoestima y siempre será víctima más débil frente a cualquier otro acoso o violencia, y por otro el acosador será también más propicio a seguir con esa violencia en cualquier ámbito.

Debemos tener muy claro que no podemos mantenernos al margen; debemos actuar ante cualquier acoso o violencia contra los débiles, nos toque de cerca, de lejos o simplemente seamos testigos.

Así que dejo el artículo sobre el último caso de suicidio de un niño de 11 años, no un caso aislado sino otro más, además de los casos que a diario se dan en nuestro entorno.

Es duro pero así quiero que sea esta vez: un puñetazo en nuestra alma, en nuestra mente, para ver si de una puñetera vez reaccionamos y actuamos.

Os pido que leáis el artículo entero, así como los otros artículos relacionados. Gracias.

¡¡Contra el acoso, de cualquier tipo, tolerancia “CERO”!!

Diego, de 11 años, dejó, en el alféizar de la ventana de su casa por la que se arrojó al vacío, un mensaje para sus padres: ‘Mirad en Lucho’, su muñeco fetiche. En él había dejado su carta de despedida:
“Papá, mamá, estos 11 años que llevo con vosotros han sido muy buenos y nunca los olvidaré como nunca os olvidaré a vosotros.

Papá, tú me has enseñado a ser buena persona y a cumplir las promesas, además, has jugado muchísimo conmigo.

Mamá, tú me has cuidado muchísimo y me has llevado a muchos sitios.

Los dos sois increíbles pero juntos sois los mejores padres del mundo.

Tata, tú has aguantado muchas cosas por mí y por papá, te estoy muy agradecido y te quiero mucho.

Abuelo, tú siempre has sido muy generoso conmigo y te has preocupado por mí. Te quiero mucho.

Lolo, tú me has ayudado mucho con mis deberes y me has tratado bien. Te deseo suerte para que puedas ver a Eli.

Os digo esto porque yo no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir. Por favor espero que algún día podáis odiarme un poquito menos.

Os pido que no os separéis papá y mamá, sólo viéndoos juntos y felices yo seré feliz.

Os echaré de menos y espero que un día podamos volver a vernos en el cielo. Bueno, me despido para siempre.

Firmado Diego. Ah, una cosa, espero que encuentres trabajo muy pronto Tata.

Diego González”

Tomado de El Mundo.es

Artículos relacionados:

¿Cómo detectar si mi hijo sufre acoso escolar?

No son cosas de niños: es acoso escolar

¿Por qué se suicidan niños tan pequeños?

El adiós de Carla, Jokin, Arantxa…

Anuncios

28 comentarios en “Contra el acoso, tolerancia cero.

  1. Ha sido una noticia demoledora. El centro es de corte religioso(concertado) lo cual , en mi opinión, va a dificultar cualquier tipo de investigación. Nadie se acuerda ya de Jokin ni de tantos otros que han salido a la palestra por este triste motivo y eso me hace plantearme que nuestra prensa actual no intenta concienciar de un problema, sólo busca el titular fácil.

    Le gusta a 1 persona

    1. Son situaciones delicadas, lo del centro es secundario aunque es cierto que siendo privado o clasista es más difícil investigar. En cuanto a la prensa y más en este caso, ya se sabe que buscan el sensacionalismo más que nada pero a veces es la manera de que se reaccione ante una situación como esta.
      Gracias por tu comentario, Filogelos. Saludos.

      Me gusta

  2. No tengo hijos. Tal vez nunca los tendré. Pero eso no me impide tener que limpiar de lagrimas mis ojos cuando leo noticias como está.
    De niño era tan Delgado como ahora. Con gafas desde los 4 años. Ya entonces daba la sensación de “delicado” y no podía ocultar mi introvertida timidez.
    Los niños siempre son crueles y celosos. Yo despertaba envidias por estar siempre entre chicas. Y era fácil meterse con un chico flaco y con gafas.
    Los profesores lo presenciaban, tal y como lo presencian ahora. Mis padres se preocupaban de mi alimentación y vestuario, además de mi educación ante los mayores.
    Poco ha cambiado.
    Todo sigue igual. Los padres de ahora compran consolas de distintas marcas y no hablan con sus hijos. Los profesores, entre clase y clase salen a fumarse el cigarrito. Momento que se aprovecha por los más crueles, para fastidiar a los más vulnerables. Todo sigue igual.
    Mañana nadie se acordará de este desgraciado niño.
    Mañana los que sois padres, tal vez volveréis a encender la consola a vuestros hijos para que no den la lata.

    Amalaidea… Has conseguido que me emocione con tu entrada. Y para alguien sin corazón, como yo, es todo un logro.
    Mil besitos que cambien algo.

    Le gusta a 1 persona

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s