En brazos de un ángel

Hay días en que afecta el tiempo atmosférico más que otros, la falta de sol prolongada, los pequeños o grandes problemas, cosas que de volver atrás las harías de distinta manera, recuerdos, nostalgias, mil pequeñas o grandes cosas que hacen que al final del día, o en medio del día, sientas un vacío, un desencanto que te apabulla, te aplana, hace que lo veas todo en blanco y negro o más bien gris.

Esos momentos en que te gustaría encontrar un ángel, un espíritu que te llevase en volandas, que te despegase del suelo, que lllenase de color esa estancia mustia, que te diese una segunda oportunidad para unas cosas o mejor todavía una oportunidad totalmente nueva y diferente.

Esos días lánguidos en que quisieras vaciarte de esa languidez, dejar de pensar, solamente soñar que un ángel ha llegado y vuelas con él por el vacío, por el espacio, por la nada, siendo solamente aire, una brisa sin peso, sin color, sin pensamientos ni penas ni siquiera alegrías, aire, solamente aire sin destino ni dirección, escuchando perdida en el espacio la voz de Sarah Mclachlam, lenta, nostálgica.

Ángel… aire…  brisa… soledad… silencio… ausencia…  volar… volar… solo ser… nadie… nada…

Anuncios

21 comentarios en “En brazos de un ángel

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s