Como una orquesta sin director

Me consideraba, o consideraba mi mente como una jaula de grillos, como vulgarmente se dice, pero he llegado a la conclusión de que es más bien como una orquesta, gran variedad de instrumentos, cada cual con su sonido característico, pero sin partitura ni director, como en un ensayo o más bien en momentos de afinación.

Algunas diréis que eso es muy pretencioso, que más parece que fuesen tocados por aprendices, pero obvio esas opiniones.

Así iréis comprendiendo por qué a veces mis palabras suenan de manera dulce, como una flauta, un clarinete o un violín, otras melancólica y más seria, cual si fuese un violoncello o un contrabajo, otras en cambio pueden resonar con la fuerza metálica de trompetas y trompas o intempestivamente y rompiendo la paz y la dulzura de la melodía sobresaltan los timbales o el bombo haciendo despertar de un sueño y hasta provocar un respingo y una taquicardia.

En momentos mis palabras o poesías semejan un arpa dulcemente acariciada por unas delicadas manos, otras un piano de amplio registro, dulces arpegios mezclados con el recio sonido de las escalas más bajas golpeadas más bien con energía, momentos de incipiente magia alterados por estridentes y desafinados instrumentos claramente “ejecutados” por un mal aprendiz.

Aunque también algunas veces me parece ser la batuta del director, unas veces parece bailar y acariciar dulcemente, otras se agita frenéticamente e incluso a veces parece, a mala idea, amenazar con apuñalar a alguno de los virtuosos componentes de su tropa.

Así que tranquilas; no es una jaula de grillos sino que hay grandes posibilidades en mi interior. Cuestión de paciencia para que ese mal alumno, a base de constancia,buenos maestros y suerte, mucha suerte, os pueda deleitar con algunas pequeñas piezas que no rompan vuestros oídos,  incluso alguna vez escuchéis con agrado y hasta deseéis escucharme de nuevo.

Todo se andará, cuestión de mucha paciencia, comprensión y un poco mucho cariño, como el que yo os tengo y tal vez os sorprenda agradablemente.

Mientras tanto…

¡Cuidaos, vivid la vida intensamente y procurad ser muy felices!
Anuncios

20 comentarios en “Como una orquesta sin director

  1. lostalleresdenatalia

    Qué metáfora tan bella! La mente es una orquesta!! A mí tu orquesta generalmente me envuelve con la dulzura del violín, instrumento que adoro. Y estoy con Martes, olvídate del director, deja que la música fluya….

    Le gusta a 1 persona

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s