De todo un poco, como en la vida misma.

.

Ni soy ni pretendo ser escritor, ni soy ni pretendo ser poeta, al margen de no reunir las condiciones y facultades para ninguna de las dos cosas.

Si tuviera treinta o cuarenta años menos, con todos esos años por delante para llegar a mi edad, quizá me plantearía esforzarme por intentar llegar a serlo algún día pero, ventaja o inconvenientes de la edad, sólo me planteo el día a día, sin grandes planes de ese futuro ya corto.

Si pretendiese llegar a ser poeta, publicar poesías no sólo bellas sino capaces de gustar a la mayoría y de resistir críticas, de los críticos que todo lo saben, me esforzaría en aprender figuras poéticas, aprender a enmascarar o adornar los sentimientos y las ideas con unas atractivas carrocerías, formas, máscaras o hermosas estructuras pero que ensimismasen e incluso fueran compradas.

Si lo que pretendiese fuera ser escritor, me dedicaría de lleno a la narración, mejorando lenguajes, expresiones, inventando personajes para crear historias atrayentes y amenas, cuentos o novelas que la gente leyese con fruición, llegar a escribir extensos libros de largas tiradas edición tras edición o algo parecido.

Pero mi pretensión no es nada de eso; ni siquiera llegar a ser aprendiz de escribidor, como se sentía Juan Goytisolo.

Simplemente pretendo seguir siendo una persona juntaletras, intentando expresarme, formar a veces algo un poco más especial, más bonito y elegante o algo sobre todo que llegue un poquito al alma de quien lo lea, de quien lo reciba.

Sin ninguna especialización ni tema a seguir en el blog sino seguir los vaivenes de cualquier persona, de la vida misma. Y la vida y las personas tienen diversos momentos de muy distintos colores, de muy diversos sentimientos y sensaciones; hay momentos de ilusión, otros de melancolía, momentos de alegrías y otros de penas, momentos de calma y otros de marejadas o incluso fuertes marejadas, así que mis publicaciones en el blog están influenciados por esos momentos diversos, por esos ritmos cambiantes, por esos imprevisibles estados de ánimo.

Como ya he comentado en otra ocasión, dicen que “de niños, poetas y locos todas tenemos un poco” así que no es de extrañar que mis publicaciones tengan un poco de todo eso, sobre todo un poco de locura, sana locura a secas junto con las correspondientes cuotas de locura infantil o locura poética.

Todo ello sin perder el sentido de humor, de capacidad de reírnos de nosotras mismas y de la vida, ¡ya está bien que siempre sea ella la que se ría de nosotras!

Además que como opina Juan Goytisolo, lo mismo que yo y otros sabios :), no se puede tomar en serio a quien no es capaz de reírse de sí mismo.

Resumiendo: los que seguís o leéis este blog ya sabéis a qué ateneros, a encontraros con temas y publicaciones muy diversas según mis vivencias, mis caprichos, mi estado de ánimo, el santo del día, siempre san porquemedalagana, o la dirección del viento o fase de la luna.

Si a alguien le mola todo esto, sea bienvenido, lo recibo gustosamente y si no es así la puerta esta siempre abierta en los dos sentidos, le acompañaré hasta la puerta para despedirlo con un afectuoso abrazo.

Como la vida misma, trata de disfrutarla o déjala pasar.

.

Ya aprovecho para desearos a todas una feliz semana vivida con intensidad y provecho y daros mi habitual consejo:

¡Cuidaos, vivid la vida y procurad ser felices!
Anuncios

2 comentarios en “De todo un poco, como en la vida misma.

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s