La Felicidad

La felicidad es el título de esta preciosa canción de Pablo Milanés que traigo hoy aquí para escucharla con calma y deleite como me gusta escuchar al maestro Pablo con su voz tan peculiar, dulce y sugerente.

Al hilo de la canción reflexiono en público sobre situaciones parecidas.

El amor no se divide sino que se multiplica; cuando amas a varias personas, no divides el amor en partes sino que amas a todas con todo tu amor.

Este aspecto se ve claramente con los hijos: los amas con la misma intensidad cuando es uno que cuando ya son varios, no divides tu amor sino que lo multiplicas por cada uno.

Lo mismo sucede con adultos, amistades, amor a personas del mismo o de distinto sexo; amas a cada una con la misma intensidad que si fuera una sola, con la intensidad que te provoca cada persona.

El conflicto no es con el amor en sí sino con la manifestación de ese amor, cuando por nuestra educación debemos elegir con quien compartir la vida, a quien amar públicamente y por tanto elegimos a una sola persona en detrimento de la manifestación pública de nuestro amor a las demás, lo que no quiere decir que nuestro amor hacia ellas sea menor ni menos puro e intenso sino que debe desenvolverse en otro plano diferente, debe denominarse de otra forma: “amistades” más o menos intensas, alguna posiblemente con más confianza, más sinceridad y más complicidad que con nuestro amor “Oficial”.

Y si en ese amor va incluída la pasión la cosa se complica, la persona “no oficial”, no solamente siente envidia del amor “oficial” sino incluso dolor por no poder disfrutarlo también en el plano físico y pasional.

Vale ya de reflexiones y disertaciones un tanto peregrinas y disfrutemos de la preciosa canción tras desearos una feliz semana y como de costumbre dejaros mi consejo:

¡Cuidaos, disfrutad y vivid la vida y procurad ser felices!

.

.

La felicidad
(Pablo Milanés)

Te he visto pasando del brazo de un hombre,
que con su mirada te envuelve en amor,
te he visto sonriendo mostrando tus ojos,
sin sombras, sin dudas, sin guardar rencor,
al tiempo en que al sólo pronunciar mi nombre
con cierta ternura te ahogaba el dolor.

Me vi caminando guardando distancias,
que sólo mostraba la complicidad
de besos furtivos, de manos con ansias,
de darte un abrazo y gritar mi verdad,
de grandes olvidos, de encuentros,
de instantes, de amores
y un poco tu infelicidad.

Qué dulces mentiras, qué grandes verdades,
que nos inventamos para perdurar,
qué filosofía, qué honor, qué ironía,
que nadie se hiera, que todo se cuide,
si sólo mi cuerpo se va a desgarrar.

Te he visto pasando del brazo de un hombre,
que de cierto modo podría ser yo,
te he visto sonriendo mostrando tus ojos,
mientras te despeina y te envuelve en amor,
al tiempo en que sólo pronunciar tu nombre
con cierta ternura me ahoga el dolor.

.

Anuncios

17 comentarios en “La Felicidad

    1. Loretta Maio

      El amor, el amor… Qué tema más maravilloso, profundo y complejo… Creo que jamás aprenderemos lo suficiente acerca de él. Lo cierto es que, sin él, no tiene sentido la vida.
      Abrazo enorme, Bruji 🙂 Que tengas un día brillante.

      Le gusta a 1 persona

        1. Loretta Maio

          Perdón, ¡feliz día a todas! En mi saludo mencioné a Bruji pero comenté dirigiéndome a Amalaidea… ¡qué mal ando hoy! jajaja 😛 Abrazo grande, Amalaidea 🙂

          Me gusta

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s