Abducción

Nebulosa de la Hélice.

Se hallaba sumido en sus pensamientos cuando vio en el cielo dos puntos luminosos que emitían destellos, centelleaban irradiando estrellitas que le tenían absorto, sin poder apartar la vista de esos dos luceros.

Esos rayos se colaban por sus ojos hasta el interior de su mente embrujándolo, haciendo que su pensamiento y su voluntad estuviesen conectados por invisibles hilos a esos puntos luminosos origen y destino de su mirada y su pensamiento.

Sintió su atracción y sin poder evitarlo, sin querer evitarlo, se sintió transportado hacia ellos, se sintió dulcemente abducido por ellos.

Fue una experiencia incorpórea e intemporal; no sentía su cuerpo ni sabía en realidad dónde había quedado, todos sus sentidos estaban saturados gozando de esa mística experiencia. Todos menos el tacto pues no sentía nada físico: ni su respiración ni el peso de su cuerpo ni los latidos de su corazón sino una especie de bombeo indescriptible que lo iba anegando de dicha y bienestar, de energía cósmica inimaginable.

Durante un espacio de tiempo que pudieron ser segundos, años o media eternidad, se sentía lleno de una inmensa y dulce felicidad y rodeado por un anillo como un abrazo de energía cálida que le atravesaba el alma, anulaba su voluntad o sería más adecuado decir que hacía que su voluntad desease solamente continuar en esa situación y con esa sensación de infinita placidez y gozo.

Poco a poco, ya juntos cuerpo y espíritu, comenzó a sentir con sus sentidos físicos, seguía sintiendo ese abrazo cálido haciéndose físico pero aún era incapaz de apartar la vista de ese cielo, de esos diamantes luminosos bajo los cuales lucía una sugestiva y tentadora luna roja creciente, una sonrisa que llenaba ese hermoso cielo.

Continuaba embrujado, atraído de tal forma que adelantó su cuerpo hasta unir sus labios con la irresistible luna roja susurrando:

¡mi amor, qué hermosa eres, jamás he visto un cielo tan hermoso y luminoso como el de tu cara! ¡te amo con locura, tú llenas mi alma y mi vida!

.

Anuncios

4 comentarios en “Abducción

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s