Lo esencial es invisible a los ojos.

Adiós -dijo el zorro-. He aquí mi secreto. Es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.

-Lo esencial es invisible a los ojos -repitió el principito, a fin de acordarse.

–==ooOoo==–

“Lo esencial es invisible a los ojos, solo se ve bien con el corazón”.

Debemos repetirlo nosotras también a fin de recordarlo y no olvidarlo nunca.

Muchas veces vamos por la vida con la mirada perdida, mirando al suelo o vagando la mirada sin enfocar bien ni fijarnos en los distintos planos que tienen todas las cosas; las cosas no son planas sino en tres dimensiones y si nos fijamos solamente en alguna de sus planos o caras nunca veremos cómo es en realidad ese objeto.

Los sucesos, los hechos, todos los asuntos de la vida tienen varias dimensiones que hay que tener en cuenta para valorar bien esa escena, ese hecho, ese acontecimiento, etc.

Cuando, decaídos y taciturnos, vamos mirando el suelo no pensamos en todo lo que hay bajo ese plano que pisamos, sea en la ciudad, con sus galerías subterráneas por donde vienen o se van cosas muy valiosas para el buen funcionamiento de la ciudad, para nuestro bienestar, sea en el campo donde, lo mismo bajo ese suelo verde y florido que nos entusiasma como bajo el paisaje más árido y desértico, se esconden grandes riquezas y bellezas, preciosas y maravillosas grutas, manantiales de agua tan esencial para la vida, recursos minerales, etc.

Siempre para poder valorar debemos tener en cuenta las diversas facetas, nada es tan sencillo como pudiera aparentar a simple vista ni siquiera esa segunda idea que nos formamos después de estudiar alguna nueva faceta.

Tras un hecho hay una causa, tras un crimen un criminal, tras una miseria una tragedia, tras una escena humana, todo un mundo, toda una historia pero no es sencillo adivinarlo e incluso podemos confundir la causa con el efecto.

Centrémonos en las personas: tras la cara que vemos con los ojos existe una persona compleja de la que en cambio nos hacemos un primer retrato robot, creemos que ya sabemos cómo es esa persona y a nada que la veamos actuar ya la hemos juzgado y lo que es peor a veces incluso condenado.

Conforme vamos viendo nuevas facetas vamos también juzgando pero no estimando que puede ser… sino que aplicamos sentencia de “es así… lo veo clarísimo”

Sobre todo si alguna nueva actuación o faceta nos decepciona… entonces sí que aplicamos sentencia, condenatoria por supuesto.

Se nos olvida lo esencial, se nos olvida la enseñanza del zorro: lo esencial es invisible a los ojos de la cara, tenemos que mirar con los ojos del corazón, con los ojos del alma.

Si nos acercamos a esa persona con los nuevos ojos, descubriremos que sus cualidades son mucho más profundas de lo que veíamos, que lo que nos parecían defectos pueden ser grandes virtudes ocultas y sobre todo que sus actos, sus actitudes, sus intenciones, solo podemos apreciarlas si miramos a su interior, a su mente, a su espíritu o a su alma, como queráis llamarlo.

¡Qué sorpresas nos llevaremos! Conoceremos a una persona totalmente diferente de nuestro primer retrato, su interior es inmenso, todo un mundo de ideas, pensamientos, sentimientos… que condicionan su forma de ser, de pensar y de actuar.

No lo olvidemos nunca: los ojos de la cara dan una primera imagen, acertada o no siempre un boceto con el que no nos podemos conformar sino que es necesario mirar con los ojos del corazón, con los ojos del alma, para descubrir toda la magnitud de esa persona, algo esencial para comprenderla y obrar consecuentemente.

Incluso cuando algo nos parezca irrefutable pensemos que casi nada es lo que parece, o solo lo que parece, mirémoslo también con los ojos del corazón.

Repitamos como el Principito, para no olvidar:

“lo esencial es invisible a los ojos; hay que mirar con el corazón”
¡Feliz fin de semana, cuidaos y procurad ser felices!.
Anuncios

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s