400 años de la quema de ‘sorgiñas’

Dedicado con cariño a todas las buenas brujas y curanderas que tanto bien han repartido a lo largo de siglos (y brujos y curanderos, claro!) y a tod@s l@s que en la actualidad seguís teniendo poco o mucho de eso.  Amalaidea

Cuarto centenario de la quema de ‘sorgiñas’

POR ARANTZAZU AMEZAGA IRIBARREN.

(*) CONCEJALA NABAI/EGUESIBAR – Miércoles, 3 de Noviembre de 2010

Hace 400 años ocurrió, en Logroño, el abominable acto de la quema de brujas. Y lo recordamos en su crudeza: se arrestaba, sin precaución sobre el informante, torturaba y vejaba al sospechoso de brujería, hasta el límite preciso en que toda confesión resultaba buena para los fines expiatorios. Conseguido eso, se obligaba al reo a una humillación pública entre las que se puede contar su tránsito en burro desde la cárcel al patíbulo, despojado de cualquier consideración humanitaria. Se le ofendía hasta el mismo momento de su muerte, en la que un sacerdote, antes de que el verdugo echara fuego a los haces de paja apiñados a la estaca donde se le ataba, le preguntaba si quería retractarse.

Como hubo quienes no lo hicieron, en favor de sus almas, se procedía a tostarlos. De la hoguera al infierno, en un momento. El Brujo de Bargota, famoso, entre otras cosas, por cargar nieve en su capa en plena canícula de agosto, se retractó, llevando por un tiempo un Sanbenito, mientras que su compañera Andregoto, de Viana, que no dio marcha atrás, murió quemada, junto a otros miembros de la acusada secta de brujos/as. Se dice que se escuchaban sus gritos lastimeros, pidiendo misericordia a Dios, ya que los Tribunales de la Inquisición se la negaron.

Este acontecimiento que se centra en Navarra principalmente, y también en Laburdi donde hubo un tal Pierre Lancre al que podríamos clasificar de exterminador, es un hecho que afectó a una mayoría de mujeres, y que hizo que la palabra akelarre (campo del macho cabrío) pasara del euskara a los idiomas europeos, como definición de la nigromancia, así como el diseño del traje, sombrero, configuración facial de las brujas y el ritual practicado. Y las cuevas de Zugarramurdi (símbolo del útero femenino), magnífico espacio natural, quedaron detalladas como hábitat de una orgía diabólica, poco conforme a los cánones del cristianismo imperante. Se adoraba al demonio, personalizado en el macho cabrío, se daba vueltas de izquierda a derecha, en sentido contrario a las corrientes establecidas, se oficiaba una misa negra.

Poco de eso puede demostrarse, ni aun con las torturas que se efectuaron, y que dejaron testimonios confusos de gente paranoica y, en algún inquisidor, notable es esto, dudas sobre la veracidad de los sucedidos. Debió de haber jolgorio: se bailaba en un círculo en torno al fuego, más consonante con las ideas de Galileo Galilei que con las que mantenía la Iglesia de una tierra estática en el espacio, a la cual le daba vueltas el sol, y que se bebían ciertos caldos condimentados con hierbas como la belladona y la mandrágora, a la que añadían excreciones de sapos, abundantes en la zona, y que potenciaban el logro alucinógeno.

Las noches de luna llena eran especiales para el akelarre. Se invocaba, quizá, a Mari, la tierra, la gran madre, sustrato pagano que se intentaba aniquilar. Las sorgiñas hablaban un idioma que no entendían los sesudos tribunos de la Inquisición, y sabían, porque eran obreras del baserri, del uso de las hierbas que paliaban las terribles enfermedades de su tiempo. Sería difícil determinar quién remediaba mejor, si los llamados médicos sacamuelas o las mujeres herbolarias.

Pero los inquisidores decidieron acabar con lo temible que representaban el poder femenino, y ejecutarlas, para frenar un avance que resultaba molesto para los fines últimos, es decir, mantener el poder, sea religioso, sea en el caso de Navarra, también político. A no olvidar que uno de los rumores extendidos, que quizá se convirtió en cargo, era que volaban en vuelo rasante, enmudeciendo las campanas de las iglesias, desde lo alto del Auñamendi, sobre el Atlántico, para consolar la soledad de los arrantzales, en Terranova. Nadie, al parecer, tuvo la curiosidad de investigar el hecho portentoso del poder del vuelo que unas mujeres detentaban. Por la estrecha idea de que lo pudieran hacer, fueron tostadas.

El sábado 6, conmemorando los 400 años del suceso luctuoso, en Zugarramurdi, se prenderán velas, fabricada con la cera de panales autóctonos, para reivindicar a las mujeres sacrificadas y recuperarlas de la memoria histórica, expiando el pecado que se cometió contra ellas, sus familias y bienes, su honor y dignidad. Se leerá no un conjuro, sino una invocación que no puedo menos que citar porque tiene una enorme belleza:

“¡Oh, espíritu! / Tú que conoces el secreto de la vida / Muéstrame el camino de la verdad / Permíteme bailar alrededor del fuego / de mis antepasados / Enséñame a ser tan libre como el viento / Tan fuerte como el halcón / Y tan sabio como la naturaleza”

y en euskara, el idioma de las sorgiñas, dice: “Oh, Ispiritua! / Zu bizaiaren sekretuak dakizuna / Erakuts nazazu egiaren bidea / Utz nazazu nere aintzindakoen su inguruan dantzatzen / Erakuts nazazu haitzea bezain aske izaten / Zapelatz bezain indartsu / Eta natura bezain jakintsu”.

http://www.noticiasdenavarra.com/2010/11/03/opinion/colaboracion/400-anos-de-la-quema-de-sorginas

Anuncios

2 comentarios en “400 años de la quema de ‘sorgiñas’

  1. bruji

    Gracias por la entrada ,me ha encantado la história.El sábado fijo que enciendo una vela y leo esa invocación recordando a mis “colegas”.
    Ufff!!! menos mal que son otros tiempos que sino acabo tostada!!!!

    Me gusta

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s