¡¡Ya basta!!

“En un juicio de faltas por malos tratos, cuando aún no era delito, condené al marido a pagar una multa y vino a pagarla ella”, recuerda aún sorprendida. “Los jueces y las juezas también lloran”

Se atreve el ciudadano y entiendo que la ciudadana de la calle a culpabilizar en un 40% a la mujer maltratada, únicamente porque es capaz de seguir conviviendo con el maltratador.

A Aisha le cortaron la nariz y las orejas y la dejaron tirada para que muriese desangrada.

El número de mujeres asesinadas por sus parejas suben un 26% en el primer semestre

Y así sucesivamente.

Además habría que añadir todas las vejaciones y malos tratos sicológicos, y otros físicos que no aparecen en los medios de comunicación.

¡Basta Ya!

Va siendo hora de que toda mujer, viva donde viva, piense como piense, sea considerada una persona con todos sus derechos, dueña de sus actos y de sus opiniones, dueña de su cuerpo y de su mente.

Y tod@s tenemos la culpa, bueno tod@s menos ellas,  de que esto no sea así: como decían los curas, “por pensamiento, palabra, obra u omisión”

Hay quien dice o al menos piensa: ¡algo habrán hecho para provocar eso!

Otros: ¡pues que se hubiese ido! o ¡que lo hubiese denunciado!

Como si fuese sencillo asimilar que esa “persona” a la que quieres o has querido con locura sea capaz de eso; no, es algo que no volverá a hacer, piensa.

Como si fuese sencillo abandonarla sabiendo que le va a buscar y va a actuar con más agresividad todavía.

Como si fuese sencillo emprender una vida nueva partiendo de cero, abandonar unos hijos o llevarlos con ella sin contar con absolutamente nada para mantenerlos y mantenerse.

Como si fuese sencillo denunciar sabiendo que la justicia no la protegerá, al menos a tiempo y en todo tiempo y lugar.

Como si fuese sencillo luchar contra una sociedad que la declara culpable, ya sea de pensamiento, palabra, obra(obras son amores, que no buenas razones) o por omisión.

Tod@s l@s demás somos culpables y debemos entre tod@s solucionarlo.

Comenzando por comprender el problema, comprender y ayudar a las VÍCTIMAS, denunciar cada caso que vemos y sobre todo no tratando nunca de justificar al agresor, ni en todo ni en parte mínima.

Y la única solución a largo plazo es la educación en el respeto mutuo y en la consideración de que tod@s somos personas LIBRES.

Y no hago distinción de hombres y mujeres aunque el desequilibrio es patente: digo tod@s nos tenemos que mentalizar.

Él o ella será tu amor, será toda tu vida pero ni es de tu propiedad ni tú de la suya; es una persona libre que además de vuestra vida en común tiene su propia vida y su propia opinión y debes respetarlas.

Si no comprende esto (o si tú no comprendes esto), por favor no sigas adelante; lo mínimo que pasará que te anule como persona, que amargue tu vida y que la destroce (o tú a ella) más o menos rápido, ya sea mental o físicamente.

Teléfono de atención del maltrato: 016

Contra el maltrato, tolerancia cero.

Anuncios

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s