¿A qué saben las lágrimas?

Hoy un buen amigo me confesaba que había llorado por un ” desencuentro” con una gran e íntima amiga, lejana físicamente pero cercana y confidente (y nos querían hacer creer que los hombres no lloraban!). Lo calificaba de desencuentro porque no se había roto esa amistad que seguía siendo la misma, pura y espiritual, ni habían siquiera discutido pero según él se había distorsionado la comunicación.

He recordado también una frase de las crónicas de Maru en el cementerio de las botellas que se me quedó grabada: “las lágrimas tienen distinto sabor en presencia de familiares”

Y entre una y otra cosa me ha dado por pensar: la verdad, ¿a qué saben las lágrimas?

Siempre se dice que las lágrimas son saladas, que hay lágrimas dulces, agridulces y amargas pero pienso que hay tantos sabores de lágrimas como los sentimientos que las originan.

Así hay lágrimas que saben a encuentro y a desencuentro, a cariño, amor y a desamor.

Lágrimas que saben a alegría y a tristeza, a felicidad y a infelicidad, incluso a angustia.

Lágrimas que saben a compañia, a abandono y a soledad, a ilusión y a desilusión.

Lágrimas que saben a impotencia, o a rabia

Y así muchos más sabores, tantos como sentimientos, sabores puros o mezclados, hasta llegar a las que sólo saben a sal o más bien a hipocresía, llamadas lágrimas de cocodrilo.

Y salvo estas últimas, todas tienen algo en común: una vez que nacen es conveniente que salgan a la luz pues conforme van saliendo van disolviendo  ese nudo que se forma en la garganta, o en el estómago, o en el corazón.

Hay quien dice que las lágrimas son la sangre del alma y que cada vez que lloramos aprendemos una verdad.

La importancia no está en las lágrimas sino en el sentimiento que las origina.

Anuncios

Un comentario en “¿A qué saben las lágrimas?

  1. Tienes razón Amalaidea, los hombres también lloramos.
    ¡Hay tantos típicos tópicos sobre los hombres y las mujeres!
    Algún día aprenderemos a hablar solamente de “personas” pues al margen de géneros o sexos cada persona es un mundo diferente.
    Otra cosa sobre las lágrimas: dice el refrán que “quien bien te quiere te hará llorar”; cierto en muchos casos pero lo que es más cierto es que aquella persona “a quien tú más quieres te hará llorar”, ya sean lágrimas dulces o amargas.

    Me gusta

Me agradaría que dejases un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s